¡Mudanza (casi) completada!

Home sweet home

via WishfulPrinting

Hace poco más de una semana que he empezado a entrenar y ya he completado mi primera maratón. Ha sido una modalidad nueva, muy exigente, que incluye obstáculos, levantamiento de peso, escalada (hasta el primer piso, para ser exactos) y excursión a IKEA. ¿Lo mejor? Que se compite por parejas y cuando termináis estáis instalados en vuestra casa nueva. ¡¡Oeeeeeeee!!

Recogimos las llaves el viernes y nos hicieron firmar un documento diciendo que no entraríamos en la casa hasta el domingo. Nunca ha habido ni habrá 36 horas más largas. No habíamos vuelto a venir a la casa desde hacía casi un mes, cuando la vimos con nuestro agenciero Omar y nos enamoramos de ella en 30 segundos. Una vez aquí, M. y yo hemos confesado que teníamos el miedo de que al volver a verla nos pareciera una mierdecilla pero ya fuera demasiado tarde para echarse atrás. ¡Pero no! Todo lo contrario, seguimos sin comprender cómo tuvimos la suerte tan enorme de encontrarla y, lo que es más importante, a un precio pagable.

El domingo a las 7 de la mañana estaba ya en planta y despertando al pobre M. que no daba crédito a lo que estaba pasando. (Los que me conozcáis mínimamente sabréis que los despertares espontáneos antes del mediodía no son comunes en mí, excepto en raras ocasiones como las mañanas de Reyes.) Como ambas casas están relativamente cerca entre sí, decidimos que haríamos la mudanza andando y cargando todo en maletones gigantes. Serían unos cuantos paseítos pero teníamos todo el día y nos sentíamos fuertes. Poco tardamos en comprobar que la expresión “relativamente cerca” se refiere a lo “relativamente cargado” que vayas. Y nosotros íbamos a tope. Mientras escribo esto, dos días después de la gran hazaña, aún no me siento las piernas. Menos mal que mis dotes persuasivas sirvieron para convencer a M. de que para el viaje con la tele, uno de los pianos y dos bolsas enormes de comida, podíamos pedir un taxi. De no ser así, no sé cómo habrían acabado nuestros ya maltrechos cuerpecillos…

upright piano

via Hemingway and Hepburn

El mismo domingo por la noche ya recibimos nuestra primera visita y fue estupenda. Eso sí, con cervezas compradas de urgencia en nuestro nuevo morillo de confianza y bebidas a morro porque no teníamos todavía ni un mal vaso. Para eso tuvo que llegar el lunes con nuestra expedición a IKEA. Los anteriores inquilinos dejaron el piso totalmente vacío, salvo por algunos muebles básicos y un cabecero de capitoné espantoso que habríamos preferido que se llevaran. Después de desayunar un té al microondas (¿somos muy british si echamos de menos una kettle?) y unos roscos de vino de vete-tú-a-saber-cuándo (no le pedí el aguinaldo a M. de milagro) empezamos nuestra segunda gymkhana. No perdonamos el perrito caliente, pero para lo demás fui capaz de limitarme a lo estrictamente necesario (sí, M., 16 perchas no son demasiadas y te lo he demostrado). El 12 de julio es mi cumple. Si alguien está buscando ideas, un regalo maravilloso sería una visita a IKEA junto con una tarjetita de “está tó pagao“. Ahí lo dejo.

La vuelta a casa fue dura. Tanto, que para la compra del súper nos rendimos, la hicimos online desde el sofá y nos la reparten esta noche (efectivamente, hoy también han caído roscos para desayunar). Cuando esté colocada en los múltiples armarios de la cocina (!!!), los señores de Virgin Media se dignen a venir a instalar el router y encontremos a alguien que nos traiga el otro piano por menos de 600 pounds, habremos concluido la misión mudanza con éxito. ¡Yuhuuu!

wifi passwordvia Pixels & Ice Cream

¿Os he contado ya que la casa es genial? No puede ser más perfecta. Lo tiene todo para ser 100% feliz aquí. Tenía razón M. cuando estábamos viendo pisos reguleros y él me decía de algunos: “no está del todo mal, pero no nos veo viviendo aquí”. Bueno, pues aquí sí. No sólo me veo a nosotros viviendo aquí una temporada bien larga, sino que veo a todos y cada uno de los miembros de nuestras familias y de nuestros amigos desfilando por la habitación de invitados, preparándose el desayuno en la cocina o durmiéndose una siestecilla en el sillón (papi, a ti te imagino especialmente en esa situación, no sé por qué…).

B&M Bed and Breakfast is now open!

B.

P.D.: Lo de Bed&Breakfast está muy bien, pero si alguien viene a por una cervecita también se la damos, ¿eh? No os vayáis a preocupar por eso…

Anuncios

4 pensamientos en “¡Mudanza (casi) completada!

  1. Como Excmo Notario de la Orden de iOS y Frikilandia, doy fe que la casa está genial. Sobretodo ese sillón cuyo asiento quedará impregnado de conocimiento iOS por las nalgas de M. Solo decir que os merecéis ese piso tan acogedor y con el que sueño desde entonces! No te sientas British echando de menos una Kettle, son lo mejor de este país. Y bueno después de esto y un biz…rosco hasta mañana a las [version de iOS actual]! ;-P

    • Jajajajaja me parto! Todavía no se ha ido de casa el olorcillo a conocimiento iOS que dejaste cuando vinisteis y ya estoy deseando que volváis!! 😂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s