Adivina quién viene a cenar esta noche

guess who's coming to dinner

via TheMovieScene

Os pongo en situación: jueves, 7 de mayo. 20:45 de la noche. Después de un día larguísimo, lleno de cosas que ya os contaré porque tampoco tienen desperdicio, llamo a M. al salir de clase y casi se me cae una lagrimilla, de felicidad y de hambre (¿nunca habéis llorado de hambre?), cuando me dice que está en casa preparando la cena. “Este tío mola mucho”, pienso yo, sin saber todavía que poco tiempo después un personajillo inesperado me reafirmaría en mi convicción.

Media hora más tarde llego a casa y ahí está él en la cocina, con sus agobios de chef en prácticas. El olor a cosas ricas me hace ponerme a salivar cual perrete hambriento. Y al llegar al salón… tachán tachán… Mesa puesta, un montón de comida calentita y deliciosa y hasta una vela encendida. ¿Es o no es genial mi M.? Después de mucho alabarlo y cuando estaba ya dispuesta a empezar a catar los manjares que tenía delante, suena su móvil. Ganas de matar. A continuación, la transcripción de la parte de la conversación que oigo yo, traducida al español:

M.: Hola..? … Ajá … Ajá… ¡¡Aaaaaaah!! ¿que estás en la puerta? … Ahora mismo te abro.

B.: ¿Quién era?

M.: Sunil… Apaga la vela, por lo menos.

crying

via Tumblr

Sunil apareció en nuestras vidas hace dos semanas. Es el comercial de Virgin Media encargado de hacernos la instalación de internet en la casa nueva. En total llevamos más de tres semanas intentando que nos pongan un router en el piso y todavía no hemos sido capaces. Que si el de la agencia, que si el de Virgin Media, que si el landlord… Uno por otro no paran de dar por saco y aquí estamos, tirando de 3G a pedales. ¿Qué hacía Sunil a las 21:30 en la puerta de nuestra casa? Ni idea.

Total, que una vez que sube, pasa al salón, le ofrecemos cenar y nos dice que no, revisa el cable actual para comprobar que no, que no vale y que tienen que taladrar la pared para entrar un cable nuevo. Estupendo, es necesario permiso del landlord. ¿Cuánto diríais que estuvo Sunil en nuestro salón? ¿5 minutos? No, queridos, media hora.

Tenía ganas de charla el hombre. Nos contó su vida y la de la mitad de sus clientes. Y también nos dio un consejo vital que, según él, era la solución a nuestro problema. Lo escribo en sus propias palabras, porque son grandiosas (léanse con voz de badulaque):

Sunil: You are too cool, M., you are too cool. Let the lady speak and she solves everything. Let the lady speak to the landlord and she solves everything.

De esas dos frases se desprenden tres cosas:

  1. Tengo un novio demasiado cool. Ya lo sabía y se lo digo a menudo.
  2. Yo no soy tan cool como él. Lo venía sospechando desde hace algún tiempo pero, aunque Sunil lo haya corroborado, no termino de aceptarlo. ¡Yo también molo!
  3. Si hay que cantarle las cuarenta a alguien, me toca a mí. Girl power a tope.

Cuando consideró que habíamos aprendido suficiente de la vida, Sunil se fue y a M. y a mí nos dio un ataque de risa. Y luego de pena al ver lo tiesas que se habían quedado nuestras salchichas sobre la mesa y lo frío que estaba nuestro arroz. Y luego de nuevo de risa al acordarnos de lo absurdo de la situación. Y luego de pena otra vez al pensar que no íbamos a tener internet en un futuro próximo.

I'll be a son of a bitch

via Tumblr

Para no dejaros con la historia a medias, aunque por desgracia no ha terminado todavía, hace un rato he llamado al landlord (mucho girl power pero al final soy una mandá). ¿Primer contacto con él? Terrible. Está de viaje en Canadá, donde en el momento de la llamada eran las 6 de la mañana. No hace falta que diga nada más…

B.

 

P.D.: Nos hemos comprado una kettle y no paramos de hacer chistes en plan “¿kettle te ha ido el día?”, “¿kettle parece si nos tomamos un té?”, “¿kettle estás?” ,”¿kettle cuentas?”. Nos encanta entrar en bucle con cosas absurdas como ésta, qué le vamos a hacer.

P.D.2: Esto no tiene relación con el contenido del post, pero sí con la peli del título. En este país me siento una minoría étnica. Ayer en dos grupos distintos de unas diez personas, yo era la única blanca. Muy blanca, de hecho.

Anuncios

3 pensamientos en “Adivina quién viene a cenar esta noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s